Defectos en la mineralización del esmalte dental

Los defectos en la mineralización del esmalte son una alteración en la odontogénesis que puede darse tanto en la dentición temporal como en la permanente. Como consecuencia de esta alteración, el esmalte resulta fino o hipoplásico, o presenta un grosor anormal y es patológicamente blando.

En definitiva, los defectos en la mineralización del esmalte incrementan el riesgo de caries, sensibilidad dental y aumento de la erosión dental, además de serios problemas estéticos.

La etiología puede ser de caracter hereditario o ambiental. Los defectos en la mineralización del esmalte de carácter hereditario se conocen como “amelogénesis imperfecta”. En este caso el esmalte puede ser hipoplásico, es decir, el diente presenta zonas con ausencia de esmalte (en forma de pequeñas fosas o incluso una ausencia generalizada), hipocalcificado. Las alteraciones del esmalte de carácter ambiental se caracterizan por su patrón horizontal de distribución de las lesiones. Entran dentro de este grupo las alteraciones del esmalte producidas por diferentes enfermedades o infecciones prenatales como la sífilis o la rubéola, alteraciones cromosómicas, nutricionales, neuronales, metabólicas, alteraciones por medicamentos como flúor, tetraciclinas y amoxicilinas, traumatismos y radiación local.

Los niños con hipoplasias del esmalte tienen una predisposición al acúmulo de placa y a desarrollar caries debido a que con frecuencia evitan el cepillado por la sensibilidad dental que padecen. Esto hace de suma importancia las medidas preventivas: remineralización de las superficies dentales con enjuagues de flúor diarios, aplicación de barnices de flúor en la consulta dental cada 3-6 meses o la valoración de colocación de selladores de fosas y fisuras. Los tratamientos restauradores definitivos han de posponerse hasta el momento en el que el niño haya terminado su crecimiento.

En CLINICA DEL CANTO, apostamos por el diagnóstico y tratamiento precoces para mejorar la salud de nuestros pacientes.